CONTRA TRISTEZA


lucho2
En representación de la directiva de la Gran Logia Internacional de los Corazones Traicionados, es grato darle la bienvenida a nuestra prestigiosa organización que agrupa a millones de sobrevivientes al engaño, el desamor, y el abandono en todas y cada una de sus odiosas formas. En su calidad de nuevo socio, lo invitamos afectuosamente a celebrar con nosotros -la medianoche del próximo jueves- el siguiente rito de iniciación repitiendo nuestro milenario conjuro contra el desespero. Instrucciones:

1. Antes de comenzar la ofrenda, únjase con los siete aceites fragantes correspondientesa las siete potencias africanas, a saber: Perfume “Sal pa’fuera” en honor a Changó, perfume “Nunca me Olvides” en honor a Ochún, perfume “7 Machos” en honor a Yemayá, perfume “Yo puedo y tú no” en honor a Obatalá, perfume “Amansa Guapo” en honor a Orulá y, finalmente, perfume “Harás mi Voluntad” en honor a Elegguá.

2. Quémese una lata de Incienso “Contra Tristeza”.

3. Fórmese un círculo con crisantemos amarillos, o, mejor aún, con girasoles y párese al centro íntegramente vestido de blanco. O desvestido de blanco, si así lo prefiere.

4. Aplíquese un huaracazo de “Habana Club 7 años” y degústese un exquisito habano “Cohiba” o “Montecristo” repitiendo el nombre completo de la infausta o infausto seguido de la frase “la parimpamputa que te remilparió” o cualesquiera sinónimos de su agrado.

5. Escúchese a todo volumen, la canción “Qué manera de quererte”, de preferencia interpretada por Xiomara Laugart. De ser posible: báilese.

6. Léase en voz alta la siguiente oración que Saint Louis of Jesus Mary nos enseñó:

No mueras más/oye una sinfonía para banda/volverás a amarte cuando escuches/diez trombones/con su añil claridad/No mueras/sal de las aguas/sécate/contémplate en el espejo/en el que te ahogabas.

(Bis, hasta que pierda el conocimiento o se la aprenda de memoria)

Y finalmente, claro, eso, contémplese -jubilosamente- en el espejo, póngase todavía más guapo (si esto es posible), salga a las calles y regocíjese al comprobar que el mar está lleno de pájaros y el cielo, de peces. Y que una belleza improbable le vuelve a contaminar el alma. Y que toda la pena se acaba al doblar esta esquina.

soy inmune a las balas, mami!


cortaduras – Y, ¿cómo fue tu infancia?
– Soy hija única, en vacaciones me  aburría mucho… en especial si había  apagón
– ¿Ah sí?
– La pasaba con mi abuela que me contaba historias sobre Ricardo Palma, el oncenio de Leguía, Marianito Prado y Haya de la Torre…

Ella cocinaba y yo probaba la comida. Jugaba con mis playgos, armaba rompecabezas y me la pasaba viendo el chavo, Alf, Los Magníficos, Los Thundercats, He-Man, Belvedere
-Tuviste una tranquila infancia…
– Bueno sí, no entré al cole ni a la universidad en gabardina y disparando a matar…

el silencioso


Gran jefe Un Lado del Cielo tiene poca habilidad con las botellas. Inmediatamente bebe una, ordena otra. Y su alma se llega a aquellos ríos que abandonó para conocer el mundo esférico, la brutalidad, el dolor, la delicada luz de la estrella destacando la sombra de los alambres del telégrafo, la ropa tendida, el anochecer, la música.

Tiene poca habilidad con las botellas. Y me parece que no le gusta el cine. Pero sí los cinemas con sus alfombras y cortinas.

apolo azul


haz creado un juego
que merece ser olvidado

Paul Celan

Te asemejas a algunos poetas,
siempre cercano al cielo,

O si quieres, a los techos,
como Claudel. Y algo ligeramente cabro
como Rimbaud. Apolíneo algunas veces
y otras simplemente en onda;
cuando danzas seguido por las musas
esas nueve pamperas
de las cuales mi favorita
es la de la Astronomía

Te pareces a algunos músicos,
a Strawinsky, por ejemplo,
que compite en belleza contigo
y es un poco más inmortal,
o a Carlos Ives, quien te gana
en misterio,

Tienes un aire a algunos gimnastas,
a ciertos dioses,
a ningún político,
a ningún papa.

En una palabra:
eres Apolo
y eso nadie te lo quita

He visto


He visto a los monstruos del crepúsculo
Lanzar por odio a los jóvenes
Al fuego
Y llamar a este fuego, sagrado.
He visto manos decrépitas
Arrancando de los labios del muchacho
Su sueño
Y llamar a su fantasía vicio,
Y decirle esperanza de la patria
En una patria sin esperanzas.

He visto a viejos calcáreos
Enjoyar a las jóvenes
Con telenovelas
Casos judiciales
Revistas femeninas
Y huevadas
Y llamarlas luego
Madres del futuro.
Y expender a la luz del día
El alcohol y la coca
Y negar el yodo al cretino
Y ocultar la rosa
Y quemar la ciudad
Y los perros y orinar.

Todo esto he visto.
Por eso envidio a Haendel
Ciego como un topo
Pero amado del Sol
Y de las ondas.

la novela de la isla (1973)


YO FUI hacia ti
Bajo el día naciente
Una inusual belleza
junto al árbol que fue
Yo brillaba en tu amor
En el pasto que otoño
Dulcemente riega
Sobre el pasto colorido
Vidrios nubes
Y la tristeza del sol
Maderos hierros
Asoman en la playa
Y la llanura
Del asfalto
Y en las flores
En los días
Misteriosos que
Fueron alguna vez
Nuestra vida
Estalla nuevamente el sol
La luminosa
Estrella del planeta