¿Son mis hijas unas piratas? Carta de un padre afligido


PiratasEstimado amigo Rodolfo,hace mucho tiempo que no te escribo y te ruego me disculpes por esta misiva excesivamente larga que te envío.
Me alegra mucho ver un mensaje tuyo en mi correo, siempre me pasa lo mismo, lo dejo para responderte luego con mayor tranquilidad y acaba perdido en la pila. Aún así te leo en comentarios en los blogs, vuestras publicaciones y también en tu blog. Desde que te conocí me has parecido un tipo muy reflexivo y meticuloso, sobre todo en cómo sabes llevar los negocios en un entorno tan desfavorable y tormentoso como es Internet en España.Pero hoy leí tu apunte ¿Pirata, yo? de ninguna manera y veo que además tienes muy claro cómo educar a tus hijas, claridad que yo carezco completamente.Me has perturbado con tus argumentos tan claros y contundentes, qué suerte que tienes y qué suerte que te conozco para así pedirte que me ayudes en mi afligida situación.No sé si recuerdas, yo también tengo dos hijas, Sofía de seis años e Irene de diez. Ambas, como tus hijas, son usuarias de Internet, aunque por supuesto seguro que no tan avanzadas como las tuyas (que si no recuerdo mal eran mayores). Esto de Internet ya me ha traído una serie de complicaciones pero nunca lo había pensado de la forma que tú lo has hecho. Seguir leyendo “¿Son mis hijas unas piratas? Carta de un padre afligido”

Sentencian a Hacker a dejar de usar Linux


Via Diarioti.com

Asiduo usuario de Linux acusado de distribuir versión ilegal de película fue sentenciado a usar Windows de Microsoft.

Diario Ti: Un sujeto identificado como John McCausland admitió en 2006 haber copiado y publicado en BitTorrent la película Star Wars: Episode III antes del estreno oficial de la película. Luego de ser procesado, el sujeto fue sentenciado a cinco meses de cárcel.
Debe ser vigilado
Sin embargo, después de haber sido liberado bajo fianza, el desafortunado pirata ha debido enfrentar una nueva y para él difícil situación. Como parte del procedimiento de control de convictos en libertad bajo fianza, la policía vigilará las actividades en línea de McCausland mediante un programa de monitorización instalado en su ordenador.

El problema es que el programa sólo puede ser instalado en ordenadores con Windows.

Debe descartar Ubuntu
“Me dijeron que si quería continuar usando un ordenador debería cambiarme a un sistema operativo en el que funcione el programa de vigilancia. “Uso Ubuntu 7.04, y ahora quieren que me cambie a Windows”, escribe el acongojado McCausland en su blog.

Aprovechando la simpatía que pudiera despertar su situación, McCausland ha iniciado una colecta en línea con el fin de reunir los fondos necesarios para comprar la licencia de Windows.

15050b_antilinux.gif